Estado de los Cultivos

Nota: Informe semanal con actualización los días jueves.

Responsables:

Cayetano Abbate, Hugo Conti, Graciela Cazenave

con la colaboración de las AER y EEA INTA de la Región Pampeana

Condiciones de Uso:

Ver Condiciones de Uso...

Última edición del Informe: lunes 18 de julio de 2016

REGION PAMPEANA
(considerando registros semanales de lluvia y temperatura tomados en el lapso comprendido entre las 9 hs. del día 6 y el 12 de julio del corriente año)

RESUMEN

Durante este último período semanal las condiciones del ambiente se caracterizaron por mantenerse alta la humedad atmosférica, por la formación de nieblas matinales y también por la ocurrencia de algunas lluvias y lloviznas que cubrieron parte de la región, colectándose los mayores registros sobre algunas localidades de Santa Fe (19 mm en Reconquista) y varias otras de la provincia de Buenos Aires ( 14 mm en Benito Juárez, 22 en Coronel Suárez, 12 en Coronel Pringles, 17 en Mar del Plata, 11 en Pigué, 5 a 10 en Tandil y Tres Arroyos y 10 a 15 en el gran Buenos Aires, entre otros lugares más de la provincia). Estos aportes de agua vinieron bien en algunas zonas del oeste regional, donde el suelo lo necesitaba a nivel superficial, mientras que en la gran mayoría de los sitios del área entorpece las tareas de trilla pendientes, complica la siembra de granos de invierno y también la operatoria de los tambos, además de ralentizar la recuperación de suelos anegados, con barro en superficie o con napas freáticas muy altas, todo ello consecuencia de las abundantes lluvias recibidas durante lo que va del año, las que involucraron a sectores de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos. A esta altura del año la cosecha gruesa ya está muy avanzada o casi terminada para la soja, quedando más que nada maíz para terminar lo de este año, saliendo buenos a muy buenos resultados para este grano. En el caso del maní y el sorgo, también quedan lotes aislados para ser trillados aún. La siembra de trigo se va desarrollando según las condiciones de cada zona, pero con muchos inconvenientes debido a la falta de “piso” por exceso de humedad y en ocasiones también por la falta de semilla disponible en cantidad suficiente para cubrir la demanda creciente de esta campaña, que supera a la observada el año anterior. Los lotes instalados y que se muestran más adelantados, aún no han entrado a macollar, dado que en su gran mayoría están en etapa de siembra, nacimiento y primeras hojas. Se han realizado aplicaciones de fertilizantes a la siembra y algunos esperan hacerlo al macollaje, las heladas ocurridas hasta la fecha no le han ocasionaron daños. La cebada cervecera ya se sembró en parte, encontrándose en etapa de emergencia o primeras hojas. Tal como se viene mencionando, la superficie con este cultivo se mantendría estable en esta campaña. La oferta de forraje por ahora no muestra gran impacto por las heladas, sólo han mermado las gramíneas muy sensibles, resistiendo bien las alfalfas y rebrotando muy bien los verdeos. Por ahora se van utilizando pocas reservas, las que en general son bastante abundantes para cubrir las necesidades de este invierno.

ZONAS

La FRANJA NORTE de la región sigue presentando problemas de exceso de humedad y anegamientos sobre la parte del este, donde si bien en estos últimos días hubo lluvias sólo dispersas, siguen perdurando los problemas generados por las recurrentes precipitaciones ocurridas en lo que va del año. Esta frecuente inestabilidad climática y los problemas de “piso” fueron ralentizando la siembra de trigo, circunscribiéndola sólo a los campos altos, con lo cual todavía se espera que se estabilice la situación para intentar sembrar algunos lotes más. Los mismos inconvenientes han demorado también la trilla de maíz, grano que promete buenos a muy buenos rendimientos, al igual que la soja, cuya superficie está prácticamente toda recolectada, quedando ya descartados varios lotes de ésta como de maíz, que quedaron anegados o con barro que persiste por el ascenso de la napa freática. La oferta de forraje es óptima, pero los tambos siguen complicados tanto en lo que hace al manejo de las rotaciones y de la hacienda, además estar atravesando una difícil situación por la muy baja rentabilidad que tiene esa actividad. Al avanzar hacia la parte oeste de esta franja norte regional, la situación va tomando una tendencia más hacia la normalidad, habiéndose avanzado en consecuencia más tanto con la siembra de trigo como con las trillas de grano grueso.

También la recurrencia de lloviznas y tiempo inestable avanzó hacia la PARTE CENTRAL de la región, generándose pocas oportunidades propicias para las actividades agropecuarias. Consecuentemente, a lo que queda de maíz en el campo le cuesta secarse, ralentizándose las posibilidades de poderlo trillar. No obstante, los productores apuran aún estando así la recolección, en aquellos casos de lotes que tienen tendencia al “vuelco”, secándolos luego artificialmente en planta de acopio. Hay resultados variados para este grano, consignándose algunos lotes que superan los 100 qq/ha, mientras que la mayoría entregan entre 70-80 qq. Queda también maní y sorgo para recolectar, tarea que se lleva a cabo con muchas dificultades y en cuanto lo posibilitan las horas de sol y el estado particular de cada lote. Es buena la evolución del trigo, siendo positiva la oferta de humedad y marcha térmica durante estos primero tramos vegetativos que ahora transitan buena parte de los lotes. Posiblemente, si el tiempo lo permite y se consiga semilla, se siembre más superficie para grano o como cobertura sobre superficies que salen de maní, una vez levantado totalmente esos lotes. La oferta de forraje sigue siendo sostenida, dado que todavía responden bien las alfalfas, rebrotando también muy bien las avenas y demás especies forrajeras de estación. Hacia el oeste de esta parte central de la región la situación de exceso de humedad lo sufren más aquellos suelos con tosca cerca de superficie, dado que en los suelos arenosos se observa que tanto las siembras de granos de estación, como la trilla de maíz y sorgo van progresando.

En la PARTE SUR de la región, a pesar de las frecuentes lluvias, se trató de ir terminando de levantar la soja, cultivo que en esta temporada tuvo rendimientos excelentes para la zona, rondando los 2800 a 3000 Kg/ha. También el maíz se va trillando con altos rendimientos, lográndose frecuentemente alcanzar los 80 a 90 qq/ha. Aguardando mejores condiciones ambientales y de piso, todavía se espera acelerar la siembra de lo poco de trigo que se ha podido hacer hasta la fecha, del mismo modo que para el caso de la cebada, grano que a la fecha estaría cubriendo un 20-30 % de lo programado, superficie que sería similar a lo sembrado el año anterior. En cambio, se espera aumentar la de trigo, poniendo especial énfasis en lograr también un acentuado incremento en la calidad de grano. La oferta de forraje proveniente de los campos naturales de pastoreo va decayendo aceleradamente, debido a las heladas ocurridas en el otoño y por el pisoteo de la hacienda sobre una superficie muy floja y húmeda, consecuencia de las frecuentes lluvias, lloviznas y la muy baja tasa de evaporación de los últimos meses, padeciendo esta situación detrimental tanto la cría como la invernada.