Estado de los Cultivos

Nota: Informe semanal con actualización los días jueves.

Responsables:

Cayetano Abbate, Hugo Conti, Graciela Cazenave

con la colaboración de las AER y EEA INTA de la Región Pampeana

Condiciones de Uso:

Ver Condiciones de Uso...

Última edición del Informe: lunes 7 de noviembre de 2016

Región Pampeana
(considerando registros semanales de lluvia y temperatura tomados en el lapso comprendido entre las 9 hs. del día 26 de octubre al 2 de noviembre del corriente año)

Resumen

En la ocasión, la región vivió otra semana complicada por la inestabilidad y por las irregulares lluvias ocurridas sobre parte de la zona productiva de la misma que, en buena medida, ya venía soportando excesos hídricos por las lluvias de las semanas anteriores. En tal sentido está aún involucrada la parte S y NE de Córdoba, también la parte aledaña de Santa Fe, el NE de La Pampa y el oeste-noroeste bonaerense. Con la recurrencia que observan estos eventos pluviométricos y los días inestables, fueron pocas las posibilidades de realizar tareas a campo, por lo que las siembras de grano grueso se van retrasando, quedando por ahora con ese problema principalmente lo que refiere a la implantación del maíz, que ya prácticamente se ha cortado, pasando esas superficies a ser sembradas con dicho cereal más adelante, en siembra de segunda o remplazándolo directamente por soja. Ese ambiente húmedo también potencia la incidencia de enfermedades sobre granos de invierno, que ahora van entrando a las etapas reproductivas (floración-llenado de grano). Con la esperada estabilización de las condiciones climáticas, paulatinamente se irán retomando las actividades en campos altos o donde el agua de las lluvias fue escurriendo. En ese aspecto y considerando las precipitaciones de la semana, se puede consignar que en esta ocasión, el área más involucrada con registros que superaron los 100 mm correspondió a Entre Ríos, mencionándose a modo de ejemplo que Paraná colectó en la semana comentada 104 mm, Concordia 80 y Gualeguaychú casi 40. En el resto de la región los registros rondaron mayoritariamente entre los 10 y 30 mm de agua total acumulada en ese período de tiempo.

Zonas

También en la zona del NE de Córdoba y la franja aledaña de Santa Fe las lluvias de esta semana fueron afortunadamente escasas (10-15 mm), dado que ahora se necesita recuperar a los suelos de los excesos, con anegamientos, planchado de superficie, barro, etc, generado por las copiosas lluvias de las semanas anteriores. De todas maneras hay muchos campos todavía con agua en superficie o piso muy complicado, es decir lugares donde no se puede pensar en recuperarlos a muy corto plazo (zonas de Castelar, Alicia, La Varillas y otros) a la actividad productiva. En campos normales, ahora se va sembrando soja, aunque algunos productores prefieren no apurarse. Lo mismo ocurre con el sorgo, quedando el maíz ya pospuesto para hacerlo en diciembre, salvo aquellos lotes ya hechos en primera, que van mostrando una excelente evolución. El trigo, donde no se inundó anda muy bien, muchos ya transitando el llenado de grano, pero comienza a preocupar el posible avance de las enfermedades típicas como las royas y ahora, en particular en la fase reproductiva, el fusarium. Hay poca presencia de plagas, pero mucha proliferación de malezas.

A la altura de Córdoba Capital casi no hubo registros de agua caída, en Marcos Juárez rondaron los 10 mm, pero hacia el este en Sauce Viejo (SF) cayeron 66 mm de lluvia. De todas maneras, la instabilidad del tiempo impidió acelerar las siembras y la realización de las labores, situación que se comenzó a normalizar con el progreso de la semana y según la ubicación y situación de cada lugar o campo. Lo que se pudo instalar de maíz, ahora progresa bien, hay lotes que muestran plantas con 2-3 hojas y una altura promedio de 20 cm, los bajos niveles térmicos no ayudan a acelerar la respuesta. El trigo se encuentra en espigazón-llenado de grano, pero con algunos problemas generados por diversas enfermedades fúngicas y por la proliferación de malezas. La oferta de forraje no ofrece mayores inconvenientes. También en el área del Dpto. de Río Cuarto, en cuanto a lluvias, hubo irregularidad pero con registros generalmente bajos 5-10 mm. Los suelos por ahora se han recargado con buena cantidad de agua, lo que permite un buen progreso de los pocos maíces que se llegaron a sembrar temprano y que ahora presentan alrededor de los 10 -30 cm de altura. Los maíces que no se llegaron a sembrar se pasaron para diciembre. Los pocos trigos que hay en el área también se han repotenciado bien. En muchos campos de este Dpto., donde predominan los suelos “livianos”, rápidamente se restablecieron las posibilidades de entrar a los lotes con equipos para ejecutar tareas diversas, entre otras se está por comenzar con la siembra de maní, y también para hacerlo con la soja. En cambio hacia Laboulaye las precipitaciones de la semana fueron más significativas, dado que rondaron los 30-40 mm, pero volvieron a decaer a 10-12 mm en Venado Tuerto y Rosario.

Desparejo y de bajos montos fue el milimetraje de lluvia registrado en la zona del centro oeste de la región, área que viene muy complicada por las copiosas precipitaciones de las semanas anteriores. Muy difícil sigue siendo la situación para las actividades agropecuarias y productivas, a pesar de que en esta última semana las precipitaciones fueron escasas, 5-10- 15 mm en el E y NE de La Pampa (Gral. Pico, Victorica, Santa Rosa) y entre 15 y 25 en el territorio contiguo bonaerense (Pehuajó, Bolivar, Pigué). Al problema para el sector agropecuario, se le debe agregar la afectación de zonas urbanas, viéndose comprometidas entre otras localidades Gral. Villegas, C. Tejedor, en parte también Pehuajó, entre otras. Para ambos escenarios se le debe agregar como factor detrimental adicional la cercanía a superficie de las napas freáticas, detectándose en muchos casos agua ya a 60 cm de profundidad. En dicho escenario se complica la sanidad de los lotes de trigos y cebada allí sembrados sobre campos no comprometidos, se observan enfermedades de hoja en este cultivo, por lo que en cuanto el tiempo lo permite se hacen los tratamientos del caso. Prácticamente no se pudo avanzar con la siembra de los lotes de granos gruesos. Para el caso esperan el maíz, la soja y algún girasol. La oferta de forraje es óptima, proporcionada por alfalfas y algunos verdeos, no pudiéndose entrar con la hacienda en campos naturales por haber quedado bajo el agua.

Hacia el sur de la región el tiempo se presentó con frecuente inestabilidad, aunque la cantidad de precipitaciones no fue notable, consignándose acumulados del orden de los 10-15 mm para Tandil, Tres Arroyos y 20 para Bahía Blanca. De tal manera, progresan los granos de invierno en cultivo, transitando el trigo y la cebada la encañazón, incluso algunos lotes más adelantados de la última especie mencionada ya se encuentra en la fase de espigazón. De todos modos, es oportuno mencionar que los niveles térmicos algo bajos que predominaron hasta la fecha, han demorado en general el avance de la campaña, tanto de grano fino como el lanzamiento de la gruesa. En lo inherente a oferta de forraje, los alfalfares van repuntando, al igual que los campos naturales de pastoreo que lo hacen lentamente.

Informe elaborado por el INSTITUTO DE CLIMA Y AGUA - INTA CASTELAR, con la colaboración de las AER y EEA INTA, el SMN y las Delegaciones MAGRI de la región.