Influencia del ENSO en el Clima

Una vez desarrollado, El Niño y La Niña, se sabe que producen cambios importantes en las temperaturas estacionales y en los patrones de precipitación en muchas regiones diferentes del mundo, incluso los que están alejados del Océano Pacífico ecuatorial. Estos cambios también se conocen como teleconexiones.

Las Teleconexiones ocurren porque la lluvia, que se asocia con las temperaturas superficiales del mar en los trópicos, afecta a los patrones de viento en la atmósfera.En los trópicos, el aire que se eleva para formar nubes y precipitación en un lugar determinado debe moverse hacia otro lugar (lo que sube tiene que bajar). Así es como una región tropical que es persistentemente húmeda, por ejemplo, puede llevar humedad a otra región que está persistentemente seca. Los cambios en las lluvias tropicales y los vientos también pueden afectar a las regiones fuera de los trópicos mediante la alteración de los patrones de viento que circulan alrededor del mundo.

En varias partes de los trópicos, y algunas zonas fuera de los mismos, estos cambios estacionales son bastante consistentes de un El Niño y La Niña a la siguiente. Es importante recordar, sin embargo, que no hay dos El Niño o La Niña que sean idénticos y que los cambios estacionales en la temperatura y los patrones de precipitaciones asociadas a ellos pueden variar de un caso a otro. Así, cuando un fenómeno El Niño o La Niña se desarrolla, no garantiza que las regiones que suelen ser afectados por ellos se verán afectados, sólo existirá una mayor probabilidad de que ese sea el caso.

En el caso de la Región Pampeana Argentina, el fenómeno El Niño está asociado a un incremento de las precipitaciones y el de La Ñiña a una disminución de las mismas. Sin embargo, en otras partes del mundo ocurre exactamente los contrario (por ejemplo, Australia).