Seguimiento Online de las precipitaciones mediante radares meteorológicos.

Acceso rápido a Información

Información General


Radares en Red : Seguimiento Online de las Precipitaciones

El Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar configuró una red de radares generadora de información meteorológica online, cuyo análisis y seguimiento es usado por los productores para el desarrollo de las campañas agrícolas.

¿Qué pasaría si los productores estuvieran a sólo un click de conocer las condiciones climáticas de su campo? ¿O si pudiesen acceder a un sistema agrometeorológico online y personalizado?


Pues bien, ésto ya es posible gracias a un nuevo desarrollo del INTA, que permite disponer de manera online de una red de radares e informes detallados para un completo seguimiento y análisis del impacto del clima sobre las producciones agropecuarias, todo ello necesario para una acertada toma de decisiones.

Los productores se enfrentan día a día con innumerables desafíos, tales como la economía del mercado, la evolución de los cultivos y el impacto de las variables meteorológicas, que ocupan un rol preponderante en el diseño de la campaña. Así, la agrometeorología –ciencia que estudia las condiciones meteorológicas, climáticas e hidrológicas y su interrelación con la producción agrícola– coopera con los productores al permitirles una mejor utilización de los recursos climáticos para la obtención de altos y mejores rendimientos.

En este contexto, el director del Instituto de Clima y Agua, Pablo Mercuri, describió la nueva aplicación tecnológica del INTA, que ya se encuentra al alcance de todos en http://radar.inta.gov.ar

¿Cómo beneficia a los productores la agrometeorología online?
Les permite realizar un seguimiento en tiempo real del impacto de los eventos meteorológicos sobre las producciones agropecuarias y así, a través de un análisis combinado con datos históricos, pueden diseñar los objetivos y estrategias a seguir, especialmente para cultivos intensivos que requieren atención constante. También, pueden ubicar cada evento climático que ocurre en el contexto de cada zona.

¿Esto requirió una gran inversión por parte del INTA?
Sí, así es. Para contribuir con el sector agropecuario, desde hace varios años el INTA viene realizando un importante esfuerzo de inversión en investigación y desarrollo para ofrecer una infraestructura moderna de observación agrometeorológica con capturas sistemáticas para luego procesar los datos meteorológicos y ambientales. Con este fin, se amplió la red de estaciones agrometeorológicas terrestres mediante el fortalecimiento de la red de observatorios convencionales, se construyeron 150 estaciones automáticas de diseño propio en convenio con la UTN y se adquirieron estaciones comerciales, para disponer de un sistema federal de datos. También se actualizó el sistema de recepción de satélites meteorológicos y de observación de la Tierra de la NASA y la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration). Con nuestro equipo de trabajo consideramos de importancia estratégica contar con una cobertura nacional de las principales zonas productoras del país. Aunque las inversiones necesarias son significativas, requieren del apoyo de decisiones políticas.

¿Cómo llegan los radares a ser protagonistas de este desarrollo?
Teníamos instalado, desde hace más de 5 años, un radar en el INTA Pergamino –Buenos Aires– y en 2009 sumamos dos radares meteorológicos más de última tecnología en las unidades del INTA de Anguil –La Pampa– y Paraná –Entre Ríos–Cada uno tiene un radio de alcance de 240 km alrededor de la antena. Decidimos configurar los tres radares y así diseñamos una red que cubre 46 millones de hectáreas de la región Pampeana, cuyo centro de control y procesamiento se encuentra en el Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar.

¿Cómo trabajan los radares?
Un radar es un sistema de teledetección que posee una antena emisora de un haz energético en forma de pulsos en el rango de las microondas. Cuando un pulso se topa con un elemento genera un rebote o eco que se recibe en la misma antena. La intensidad del eco permite determinar si la precipitación se presenta como lluvia, nieve o granizo. Con la ayuda de un complejo sistema de programas se representa en imágenes la distribución de las partículas de agua y granizo detectados en la atmósfera, lo que permite visualizar la evolución de tormentas y predecir su desplazamiento sobre el terreno. Los radares son de última generación y, al ser de doble polarización, mejora el estudio de la estructura de las tormentas y el potencial impacto de eventos severos.

¿Se requiere de algún tipo de capacitación o asesoramiento para acceder e interpretar esta información?
La información se encuentra online en el sitio web del Instituto de Clima y Agua (www.inta.gov.ar/cya/) bajo la forma de imágenes sencillas, por lo que puede ser fácilmente interpretada. Con un solo click se puede visualizar el mapa de la zona pampeana con imágenes bajo una clasificación en categorías de intensidad de precipitaciones presentes en la región. Los usuarios pueden observar la evolución de estos fenómenos meteorológicos cada diez minutos y durante las tres horas anteriores, así como cualquier otro intervalo de días pasados. También están disponibles visualizaciones más detalladas para el área de cada radar, tanto de reflectividad, como de intensidad y dirección del viento en superficie. Además, existe un archivo de todos los datos originales captados para posteriores análisis e investigaciones científicas.

¿Cuál es la diferencia entre las prestaciones que brindan el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y el INTA?
Tenemos objetivos y funciones muy distintas, pero complementarias. Mientras que el SMN es responsable de dar los pronósticos a corto plazo y alertas tempranas frente a eventos potencialmente peligrosos para centros poblados, nosotros nos especializamos en la investigación de las áreas geográficas afectadas por las precipitaciones y desarrollamos métodos para perfeccionar la estimación cuantitativa de la precipitación, como la de daños en el caso de granizo o tormentas severas. Trabajamos para conocer con mayor precisión dónde ocurren las lluvias, obtener totales diarios de precipitación y saber la distribución de las mismas y su impacto sobre las cuencas hídricas, las diferentes áreas productivas y otros sectores de interés para la sociedad.

En épocas de inundaciones, sequías y granizadas, ¿qué rol ocupa la información brindada por la red?
Este aporte del INTA es de indudable importancia en épocas en los que se observa una alta variabilidad climática y mayor frecuencia de eventos extremos. Estas herramientas de observación agrometeorológica nos permiten investigar y entender un poco mejor lo que está pasando. En cuanto al sector productivo, se puede visualizar el desplazamiento de las tormentas y diseñar una estrategia en la campaña agrícola en meses de sequía. O bien, se puede conocer el impacto de la distribución de las tormentas intensas en períodos de excesos hídricos. La posibilidad de mejorar el conocimiento del estado de situación regional aporta un elemento clave para la toma de decisiones de manejo y comercialización por parte del sector privado. Como institución buscamos acercar el conocimiento y la observación meteorológica a los productores para facilitar la toma de decisiones del campo, aun en los momentos más críticos.